Experiencias

mayo 21, 2016

Carlos González de la Bodega Sepúlveda revalida el título de camarero más rápido de Barcelona

La Cursa de Cambrers de Barcelona ha puesto en valor la profesionalidad de los camareros de la ciudad y un homenaje popular a su labor del día a día. Una manera lúdica de acercar el sector a la ciudadanía.

Carlos González, del restaurante Bodega Sepúlveda, se ha proclamado hoy el camarero más rápido de Barcelona con un tiempo de 18:09 segundos, ​​en el marco de la Cursa de Cambrers de Barcelona que se ha celebrado esta mañana en La Rambla de Canaletes. Michael Javier Ordóñez, del restaurante El Pasaje del Murmuri y Gustavo Adolfo Salazar, del Moka, han logrado el segundo y tercer premio respectivamente.

*Autor: Intermèdia

La Cursa de Cambrers de Barcelona, organizada por el Gremio de Restauración de Barcelona, ​​ha reunido un total de 24 participantes que se han disputado el premio al camarero más rápido, hábil y con más traza de la ciudad. Provenientes de bares y restaurantes agremiados de Barcelona, ​​han tenido que demostrar sus habilidades en velocidad y destreza superando diferentes pruebas, consideradas habituales en un camarero. Los restaurantes participantes han sido: Platja Ca La Nuri, Ultramarinos, Teruel, Can Xurrades Gastronómico, Taller de Tapas, Restaurante Nuria, Moka, Bodega Sepúlveda, Amaya, Catering Casanovas, La Fermata, Samoa, Tabarlot y La Castaña.

Con el uniforme característico (pantalón negro, camisa blanca, delantal y pajarita negra), los concursantes han hecho, de dos en dos, un recorrido de 50 metros (25 de ida y 25 de vuelta), con obstáculos y con la dificultad de llevar una bandeja con dos botellas de cerveza y dos copas llenas.

*Autor: Intermèdia

En cada ronda, 4 en total, se les ha pedido a los participantes una tarea extra como llevar la carta, un platillo o una tapa sobre la bandeja, con el resto de elementos, y dejarla sobre un barril colocado en el final de trayecto. Otra prueba ha consistido en recoger el dinero que han encontrado encima del barril y que han tenido que depositar dentro del bote de la propina colocado al final del meta, entre otros. La complejidad de las pruebas ha ido variando a medida que se iban descalificando los concursantes (uno de cada pareja), en su traza y los tiempos. Así, en la primera ronda han participado 24 camareros; en la segunda, 12; a la tercera, sexta y en la final, 2 (los dos más rápidos de los tres finalistas de la ronda 3).

*Autor: Intermèdia

Además la carrera ha contado con la participación especial de los actores Joan Pera y Amparo Moreno y ha sido el escenario de la celebración de los 75 años del mítico restaurante Amaya de la Rambla. El pastelero Christian Escribà ha sido el encargado de preparar y entregar el pastel de cumpleaños.

Según Pedro Chias, presidente del Gremio de Restauración de Barcelona, "esta ha sido una oportunidad para poner en valor la profesionalidad de los camareros de nuestra ciudad y un homenaje popular a su labor del día a día".