Experiencias

julio 05, 2016

“Cataluña elabora vinos con respeto a la uva y con criterios altos de calidad”

Abre un nuevo local de vinos en Barcelona con una fuerte apuesta por el vino catalán fruto de la admiración de la empresaria Oksana Pankova por la gastronomía y los elaboradores del país

*Fuente: Oksana

Oksana Pankova nace en Ucrania y emigra de mayor a Canadá donde se dedicará profesionalmente al sector del turismo. Des del continente americano, Oksana – Xenia en catalán que significa “abrir camino” – realiza distintos viajes por regiones de España como turista. Y pasa algo inesperado: “Me enamoré. No sabía que Cataluña era un país de vinos. Me encantó la región pero sobre todo me iba enamorando de la gente, que es trabajadora y agradable”. Así decidió tomar un nuevo rumbo en su vida. Se ha formado a conciencia y ha obtenido el tercer nivel del título Wine & Spirit Education Trust (WSET). Hace poco más de un mes ha abierto un espacio de vinos en el Eixample de Barcelona (C/ Casanova 110) que lleva su nombre: Cal Oksana. En él se intuye des del minuto cero el aprecio que tiene a los elaboradores del país. En sus paredes cuelgan imágenes de muchos de ellos que muestran la no siempre romántica expresión del vino. Un homenaje muy bonito que muchos le agradecen acercándose a la inauguración a pesar de la distancia y regalándole flores y aromática como la albahaca de Anne Cannan. Oksana agredece uno a uno su viaje y a pesar del ajetreo atiende la entrevista:

¿Cuándo empezó tu interés por Catalunya y sus vinos?

Empecé a venir en 2004. Entonces trabajaba en Canadá en el sector del turismo. Y dije que quería quedarme cuando descubrí la gastronomía, los vinos, la gente… El queso… Aquí todo es de sueño.

¿Tuviste claro que ibas a quedarte en Barcelona y dedicarte al sector?

Empecé a estudiar, a dar catas de vino en inglés y ruso. Y pensé que me gustaría dedicar más tiempo al vino. Y de aquí nace el proyecto Cal Oksana. Primero pensé en empezar un proyecto con unos amigos, pero finalmente hace un año decidí emprender sola la aventura, con la ayuda de mi familia. Estuve buscando un traspaso y un local céntrico. Y ante todo quise formarme. Cursé el tercer nivel del WSET. Soy muy académica en lo profesional, es fundamental saber mucho para hablar con propiedad.

¿Qué tipo de establecimiento es Cal Oksana?

Es una tienda de vinos, pero además tiene barra y una zona de cata. Tenemos 120 vinos catalanes y 20 más de otras regiones. Nuestro interés es dar a conocer bodegas pequeñas y negocios familiares, de poca producción, y lo complementamos con quesos y embutidos del país, como los de Coll-Fred de Vidrà. Queremos ser un mostrador de los productos artesanales catalanes, de su belleza y calidad.

Para alguien que no es de Catalunya, ¿es un reto doble este proyecto?

Bueno, está la desventaja de no ser de aquí pero por otro lado está la ventaja de tener contactos con personas y profesionales de fuera de Cataluña y creo que puedo transmitir como prescriptora de la realidad vitivinícola catalana a otros países. 

¿Qué habéis tenido claro des de el inicio en Oksana?

Que es posible vender productos de alta calidad y de precio asequible. ¡No somos menos que la cocina francesa! Tenemos 22 vinos abiertos a copas y vamos a darles rotación para que el cliente que repita se encuentre siempre cosas nuevas.

¿Será Cal Oksana un hot-spot del vino?

Sí, queremos dar catas y formación. Encuentros con elaboradores y sus productos de calidad. Ofrecer actividades constantemente y atraer a nuevos públicos. Hemos creado un catálogo de actividades con distintas maneras de dinamizar el consumo.

Catálogo de actividades:

Martes_ Happy Hour. 2x1 en todos los vinos a copas

Jueves_ La Academia del Vino. Cultura y divulgación

VIernes_ El invitado es... Elaboradores presentan sus productos e historias

Sábados_ Promogourmet. Comer y beber con una oferta especial

*Fuente: Facebook Oksana

Sé que es difícil pero si te digo que me identifiques referencias que no van a faltar nunca en Oksana, ¿cuáles serían?

Bueno, tengo un gran respeto por los productos de Castell d’Encús y también los vinos de Joan Soler, de René Barbier, de Carles Andreu…

Tus preferencias personales, ¿cuáles son?

Me gusta beber casi siempre vino catalán. Me agrada la garnacha principalmente, la de Priorat, Empordà, Montsant…Pero también me gusta experimentar, degustar vinos menos conocidos, como los monovarietales de cariñena, de trepat y la uva sumoll.

Si tuvieras que contar a un canadiense o ucraniano como son los vinos catalanes. ¿Qué destacarías?

Cataluña es una región que elabora vinos honestos, hechos con amor y alma, respeto a la uva y criterios altos de calidad.

Buena definición. ¿Y qué nos falta para que la cultura del vino vuelva?

Competimos con otros productos y la gente joven los consume sin necesidad de hacerse tantas preguntas como con el vino. Hace 10 años el vino era una bebida que se identificaba más con la gente mayor, pero ahora observo que hay más elaboradores, proveedores y catadores jóvenes. Creo que nuestro proyecto puede contribuir a revertir las cifras de consumo.

Veo en las paredes del local – muy bien decorado, por cierto – fotografías de enólogos, viticultores...

En Oksana hay vinos y comida con nombre y apellido. Creo que en esto también debemos incidir más para fomentar la cultura del vino. No sólo invitamos a probar referencias sino también a descubrir a las personas porque así sí que consigues quedar enganchado emocionalmente. Creo que a la gente joven debemos mostrarle también los vinos experimentales.

Uva autóctona vs uva internacional. ¿Te decantas por la primera?

Bueno creo que las variedades internacionales tienen reproducción en muchos viñedos del mundo, aunque expresiones distintas también. En cambio, la sumoll por ejemplo casi que sólo la tenemos aquí, como la trepat. Son vinos que pueden generar más interés, más adhesión… Y además cuentan con una huella de calidad. 

Horario:

De martes a sábado de 12h a 15h y de 19h a 00h.

Etiquetas

Barcelona