Mise en Place

noviembre 09

¿Coffee Lover or Coffee Addict?

Desgranando el café con la nutricionista Carla Not.

Incontables personas de este planeta se despejan cada mañana con una buena taza de café, parece una conducta imprescindible para empezar el día. Algunos sólo tomarán esa primera taza para hacer más soportable el madrugón, otros irán encadenando café a lo largo del día, algunos lo tomarán incluso después de cenar, pudiendo dormir a pierna suelta, otros tendrán insomnio por tomar el café de después de comer, algunos sufrirán de ardor, otros serán incapaces de ir al baño sin su dosis diaria y aunque parezca mentira algunos pocos ni lo han probado.

En mi caso, desde que tengo uso de razón, he sido programada para adorar el café. Uno de mis recuerdos de infancia es el de levantarme por la mañana con el aroma del café recién hecho de mis padres. Es más, previo a abrir la puerta de mi habitación, sabía si estaban despiertos por el tintineo de la cuchara dentro de la taza de café. Era un ruido que me alegraba. Adoraba tanto el olor a café que no tardé mucho en pedírselo a mis padres. Me puse tan pesada que mi madre buscó una estrategia: cogía un taza de café como la suya, la llenaba de leche y con su cuchara transportaba un sola gota de café a mi taza de leche. Yo era la más feliz del mundo con mi “café con leche”.

Con los años mi amor por el café no se ha desvanecido, pero como nutricionista he estudiado ampliamente sus efectos y he aprendido a dosificarlo, sobretodo porque soy de esas personas sensibles a los efectos del café.

*Autora: Núria Escalona

La cafeína

Químicamente es una xantina metilada y el hígado se encarga de gestionar esta sustancia desglosándola en lo que se llaman tres productos metabólicos:

  • Paraxantina: Incrementa la lipólisis, es decir, facilita que el cuerpo queme grasas.
  • Teobromina: Dilata los vasos sanguíneos y aumenta la ganas de orinar, esta sustancia se encuentra principalmente en el cacao.
  • Teofilina: Relaja los bronquios, en dosis mayores se usa para el asma.

Esta breve lección de química justifica el porqué del uso de la cafeína en el deporte, su eficacia sobre la retención de líquidos y su aplicación en cremas anticelulíticas.

Sensibilidad y adaptación

En efecto, no todos reaccionamos igual ante esta bebida. En primer lugar la vida media de la cafeína en sangre es de unas 4-8h en gente sana. Las personas cuyos hígados funcionen más rápido o estén más adaptados al café podrán tomarlo cada 3-4h, mientras que otras personas pueden experimentar nerviosismo con el segundo café.

Todos los humanos tenemos un neurotransmisor llamado adenosina. Pues bien, resulta que la cafeína se le parece y puede aparcar sin problema en la plaza de la adenosina haciendo que ésta llegue tarde al trabajo y no pueda desarrollar sus funciones. Una de sus tareas es el control del ciclo vigilia-sueño además de la gestión del AMPc y si se le acumula el trabajo se incrementa la frecuencia cardiaca y aparece el estado de alerta: justo lo que sentimos cuando nos hemos pasado de cafés.

*Autora: Núria Escalona

¿Beneficia o perjudica?

Una dosis correcta de café mejora la concentración porque aumenta la cantidad de flujo de oxígeno y nutrientes al cerebro y los músculos; mejora el rendimiento deportivo porque incrementa la frecuencia cardiaca y su eficiencia, además de mejorar el proceso de quema de grasas, haciéndonos más eficientes a la hora de obtener energía.

Ahora bien, un exceso de café puede ocasionar taquicardia, nerviosismo, irritabilidad, insomnio y dificultad para metabolizar otros fármacos.

*Autora: Núria Escalona

¿Dónde está el límite?

La dosis correcta de café (teórica) es de dos tazas al día (tipo café solo), pero recordemos que la sensibilidad varía según la persona. Por ejemplo, en mi caso no corresponde, porque un café después de comer reduce considerablemente la calidad de mi sueño.

Cabe recordar que no todos los café con son iguales, los hay de concentrados y de aguachirris, lo que está claro es que un café de sabor más fuerte tendrá más cafeína y que si tomamos café descafeinado no experimentaremos lo comentado en este artículo.

 

Etiquetas

café