Experiencias

noviembre 17

Del beaujolais nouveau al vino que huye del esnobismo

Medio mundo sabe qué es el beaujolais nouveau. O le suena de algo o lo relaciona con algo divertido, con el vino y con Francia... ¿No?

Este año el cartel que anuncia la llegada del primer vino francés de 2017 incluye en su diseño un guiño al mediterráneo: al azul del mar, al amarillo del sol… Si no fuera por el idioma podríamos pensar que nos propone tomar un vino del litoral catalán.  

illustration-soiree-beaujolais-nouveau_1-1508417254

Ir a París en noviembre es alucinante porque en todos los bares anuncian la llegada del primer vino del año y lo reciben con carteles de diseño y música de primer nivel. Hay celebraciones para festejar con los amigos su esperada llegada. Aquí, en España, muchas veces ni nos enteramos que los vinos de la última vendimia ya están en bares, tiendas y restaurantes.

Vivimos un tiempo de interés resucitado por el vino pero aún no lo reflejan las cifras de consumo. Tal es la pérdida de masa crítica que hasta el Ministerio de Agricultura se ha animado a lanzar una campaña para “rejuvenecer la imagen del producto, hacerlo más cotidiano y despertar el gusto por la cultura del vino”. Más que producto, en el Ministerio al vino le podría llamar alimento, porqué aunque “nos regala esos momentos dulces que nos hacen felices y que son tan habituales” como dice la campaña, también está incluido en la pirámide de la dieta mediterránea, declarada Patrimonio Mundial Inmaterial de la Humanidad. “Marida mejor tu vida con vino” es el lema de la iniciativa gubernamental que busca emocionar al consumidor, pero también advertirle de que el sector vitivinícola es hoy “más competitivo, transparente y sostenible”, en palabras de la ministra Isabel García Tejerina. Agricultura quiere promover el consumo “inteligente, responsable y moderado de vino” entre la población de 25 a 45 años, que el vino forme parte de su día a día, de su cotidianidad. Para ello, en la campaña audiovisual presenta una “vinoteca de momentos” además de 5 razones de peso “para pasarse al vino” sintetizadas por la Fundación para la Investigación del vino y la Nutrición:

  1. El vino previene la demencia debido a los polifenoles que mejoran las capacidades cognitivas.
  2. Reduce el riesgo de cáncer. Según un estudio canadiense, el vino tinto disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en hombres y de mama en mujeres.
  3. Es el mejor aliado anti-envejecimiento ya que el resveratrol contribuye a evitar la formación de células grasas y a prevenir el envejecimiento de la piel
  4. Protege la boca, combatiendo la proliferación de bacterias
  5. Cuida el corazón; una copa diaria ayuda a aumentar los niveles de colesterol bueno y previene los accidentes cardiovasculares

 

Beber vino es bueno pero siempre con moderación, para los que son mayores de edad y están sanos, y llevan además una dieta equilibrada y practican deporte. Ya lo decían nuestros antepasados: “Mens sana in corpore sano”.

Cierto es que el vino es un alimento muy nuestro, es la suma de naturaleza y humanidad, forma parte de nuestro paisaje, historia, cultura, tradiciones y gastronomía, además de ser un pilar económico que nos proyecta como pocos otros alimentos al exterior. El índice exportador y el reconocimiento internacional crecen. Pero consumimos aún demasiado poco vino: 17 litros habitante y año, mientras que en Francia son más de 54. La situación obliga a tomar medidas. La campaña del Gobierno, es un ejemplo, aunque llega tarde y habrá que analizar su efectividad. Más frecuentemente vemos las iniciativas del sector privado, que siempre y a pesar de la desazón por la falta de apoyos institucionales, está ahí, creando, inventando y seduciendo.

En Cataluña, en los últimos años había perdido fuerza la fiesta del primer vino del año a pesar de que debiera ser de las más grandes celebraciones del calendario, como antiguamente hacían abuelos y padres, cuando en pueblos y ciudades se colgaba una rama de pino para anunciar que ya había llegado. Hay bodegas que han trabajado incansablemente en los últimos tiempos para que ésta sea una cita ineludible, para atraer a nuevos públicos (gente joven), para humanizar y dignificar el trabajo del viticultor. Dos ejemplos muy claros son Celler Masroig, en DO Montsant (Priorat), o Sant Josep Wines de Bot, en DO Terra Alta. Estas dos bodegas forman parte de las 8 que se han conjurado este noviembre para recuperar la fiesta  del “Vi Novell” como se llama en catalán, que tendrá lugar mañana sábado en el céntrico Palau Robert, en el paseo de Gracia de Barcelona. Las bodegas participantes creen que es urgente aparcar el esnobismo y coinciden que con un vino fresco, burbujeante, divertido, afrutado y desenfadado pueden contribuir a ello. Lo mismo comentaba la ministra Tejerina en la presentación de la campaña, en Madrid, para reforzar el consumo: “Buscamos frescor, juventud y sentido del humor”. 

*Autora: Ruth Troyano

La escritora Empar Moliner, amante del buen vino y comprometida como nadie en su difusión, es la madrina de la fiesta del “Vi Novell”. En la presentación a los medios, se refirió a él como el vino de bienvenida”, “el vino para beber ya, para no guardar”, “el vino del buen rollo con las amigas, sí, amigas, porque cada vez somos más mujeres. Alusiones todas que invitan a descubrir “un vino que agrada a todos, a los entendidos y a los principiantes”, dijo la escritora. Un vino sin complejos. “Mucho más que un vino joven” afirmaron las bodegas elaboradoras en un decálogo que quedará para la historia. El primer vino del año es… 

 

  1. Más que joven. Sólo se embotella al inicio de cada añada.
  2. Con estilo. Expresión afrutada que recuerda a la uva. Fresco y chispeante
  3. De temporada: “Per Sant Martí, mata el porc i enceta el vi”.
  4. La primera cata. De una añada, de una variedad de uva, de una DO o de una bodega.
  5. Una fecha y un lugar para celebrar-lo: 18 N en Palau Robert. Cada año, la cita será después del 11 de noviembre.
  6. Donde encontrarlo: en tiendas y restaurantes además de las bodegas: “On hi ha ram, hi ha mam i si és de pi, és de bon vi”.
  7. ¡Hazte embajador! El vino del  año es uno de los pilares de la cultura del vino. ¡Que todo el mundo lo sepa!
  8. Sugerencias para disfrutarlo: Servirlo siempre fresco y aprovechar su versatilidad para acompañar platos y productos distintos.

 

Las 8 bodegas que promueven la fiesta del “Vi Novell” presentarán mañana sábado en Barcelona 9 vinos monovarietales, de uvas autóctonas la mayoría: trepat, macabeu, parellada, xarel·lo, cariñena, parellada, garnacha  y syrah. Una representación de la riqueza, diversidad y calidad de los vinos catalanes. Todos muy distintos pero con un denominador común: la frescura y la amabilidad en boca. 

Potser-festa-210x420mm-02

“Necesitamos que en la ciudad se retome el vínculo con el ritmo y el pulso lento de la naturaleza y de la vida rural”, comentaba Jaume Martí, enólogo de Sant Josep Wines durante la presentación. “Es el momento de superar los individualismos y de apostar por la fuerza de proyectos como éste, que son de país. Estoy convencido de que el año que viene seremos muchos más”, afirmó convincente. De momento, la lista es corta pero muy buena. Y éstos son los comprometidos e imprescindibles para catar mañana:

  • Carles Andreu Trepat. DO Conca de Barberà
  • Vi novell de Celler Espolla. DO Empordà (lledoner blanc, roig i negre)
  • Vi novell 2017 blanc del Celler La Granada. DO Penedès (xarel·lo  i altres)
  • Vi novell 2017 negre del Celler Masroig. DO Montsant (garnatxa i carinyena )
  • Donzell 2017 blanc de Maset. DO Catalunya (parellada i macabeu)
  • Portell blanc de blancs novell (parellada i macabeu) i rosat trepat novell 2017 de Sarral. DO Conca de Barberà
  • Novell de Bot garnatxa 2017 de Sant Josep Wines. DO Terra Alta
  • Garrí novell 2017 negre de Vins Petxina. DO Conca de Barberà (syrah)

Etiquetas

Barcelona