Orígenes

septiembre 30, 2016

Discreción, valentía y convencimiento

El enólogo Tomàs Cusiné toma las riendas de Castell del Remei y suma este nuevo proyecto enológico a Cérvoles, Tomàs Cusiné y Cara Nord.

El impulso del enoturismo y la viticultura ecológica son los principales retos de la bodega.  

*Cedida

32 vendimias en sus espaldas. Es uno de los enólogos más prestigiosos del país, pero también de los más discretos y reservados. Afable y conversador. Se maneja bien en la corta distancia y defiende con vehemencia sus convicciones enológicas. No le van las modas, pero está siempre atento a todo lo que ocurre en el sector para después experimentar en sus proyectos vinícolas. Empezó en el mundo del vino en 1982 cuando su familia compró Castell del Remei en la denominación de origen Costers del Segre. Empezó a trabajar en la primera bodega catalana concebida como un châteaux bordelés, pero se alejó a los pocos años del proyecto familiar para desarrollar los propios. Ahora ha regresado con la andadura hecha, después de consagrar Tomàs Cusiné, Cérvoles y Cara Nord, con rigor e innovación. Retorna a los orígenes para hacerse cargo de la quinta marca de vino más antigua de Catalunya, la primera que plantó Cabernet Sauvignon y Sémillon en Catalunya en 1921, y con el reto de modernizar los vinos, apostar por la viticultura ecológica y desarrollar un proyecto enoturístico de hondo calado en la zona de Ponent del país, quizás la que más necesite un mayor revulsivo turístico.

La cita es en el restaurant Gaig de Barcelona; un menú maridaje exquisito para descubrir la calidad de los vinos que Tomàs Cusiné elabora en sus cuatro bodegas. “Después de 13 años, tenemos un equipo fuerte y compacto. Cuando empiezas de nuevo en una gran empresa, su trabajo es fundamental”, reconoce el enólogo. La reestructuración de Castell del Remei ha sido su primer cometido al volver a la empresa y ahora, después de dos años de trabajo intenso en la estructura, ha empezado el de “modernizar los vinos, estaban un poco anticuados. Y poner en valor las elaboraciones, una nueva imagen, más frescura, vinos más directos, potentes… Seguir el camino de Cérvoles”. Los tres proyectos de DO Costers del Segre y Cara Nord en DO Conca de Barberà andan en paralelo con una gerencia compartida entre Cusiné y Xavier Cepero director general de la empresa.

Pensamos en individualizar cada bodega, porque cada viñedo es distinto y es el que nos da los resultados”, advertirá Tomàs Cusiné.  Castell del Remei cuenta con 162 hectáreas de viñedo en propiedad y un 90% en altura, entre 700 i 800 metros. Del conjunto de hectáreas, 15 son de variedades autóctonas. “Y estamos en proceso de reconversión de más. Queremos elaborar vinos de altitud, con frescor, acidez, fruta y menos madera… Un ejemplo es el macabeo de viñas viejas de la última añada, la 2014 ”, cuenta Tomàs.

En el mundo del vino siempre va a haber cambios, es lo que nos hace evolucionar. Hay ideas que cambian y la empresa también lo hará, enológicamente” responde Tomàs Cusiné cuando se le pregunta por la apuesta por lo orgánico. Un 40% del viñedo de Cérvoles y Tomás Cusiné ya está certificado o en vías de certificación ecológica e irán incrementando la cifra en los próximos años aunque el enólogo recuerda que des de siempre han trabajado con un respeto máximo por el viñedo, sin productos químicos y ahora bajando al mínimo el nivel de sulfuroso en la elaboración. “Siempre hemos tratado de dar vida a la tierra, asegurar la sostenibilidad. No utilizamos fitosanitarios, hemos introducido prácticas biodinámicas en el viñedo y respetamos el proceso de elaboración manteniendo bajo el nivel de sulfitos”.

“Castell del Remei es una de las primeras empresas catalanas en comercializar vino embotellado con crianza y marca propia. Es, de hecho, la quinta marca más antigua de España, según el Registro de Patentes y Marcas”

*Autora: Ruth Troyano

Cada bodega tiene una mina. En Cérvoles los suelos del viñedo son de llicorella y nos dan vinos profundos y minerales. En Tomás Cusiné los vinos son de tanino fino y elegante. La marca Vilosell son vinos suaves, y en la finca de Cara Nord, las elaboraciones son estrechas y largas”, cuenta con orgullo el enólogo, ahora decidido también a comunicar la envergadura del conjunto de sus proyectos. Sin tapujos dirá en algún momento de la conversación: “No me gustan los vinos con tufo”. Pero sin duda sigue la pista a todo lo que acontece en el sector.

El mundo del vino es dinámico, tenemos que aprender aún más. Es un mundo muy joven, en España hace sólo 30 años que lo estamos haciendo bien”, recuerda Tomàs. Y luego añadirá con seguridad y temple: “Ahora estamos elaborando vinos que pueden guardarse en una botella durante años”.

No sólo la elaboración del vino está cambiando en Castell del Remei, el enoturismo es otro de los aspectos que Tomás Cusiné y Xavier Cepero consideran esencial de desarrollar en una región con gran potencial pero aún desconocido. Pueden ser por lo tanto la punta de lanza del enoturismo en la DO Costers de Segre. “Ampliaremos la tienda, crearemos un centro de interpretación con material propio e histórico como la destiladora, las barricas… y pondremos en valor el espacio y sus alrededores creando una zona ajardinada romántica… Y por supuesto la restauración gastronómica” relata Cusiné. Y Cepero añade: “Es un enclave único en la provincia e invita a descubrir la historia milenaria y la tradición agrícola de una propiedad que se remonta a los tiempos de dominio romano”.

De hecho, hay vestigios de elaboración de vinos en Castell del Remei desde la época romana y el complejo es mucho más que una bodega. Antaño, la colonia agrícola incluía taller, destilería, molinos de harina y de aceite. Un lago, un santuario y el castillo, además de un restaurante que ahora deberá estar a la altura de la nueva dimensión enológica de los vinos. Buscar armonías como las que delicadamente ofreció Carles Gaig en Barcelona. Producto de temporada, cocción justa, frescor y naturalidad en cada plato, con guiño a la infancia al final, en los postres. El maridaje fue el siguiente:

  • Sopa de tomate y buey de mar / Gotim Blanco 2015

Captura de pantalla 2016-09-29 a las 23.33.29

  • Arroz de chipirones y langostinos / Oda Blanc 2014
  • Canelón tradicional con crema de trufa / Gotim Bru 2013

*Autora: Ruth Troyano

  • “Suquet perlat” de merluza / Oda Tinto 2013

*Autora: Ruth Troyano

  • Meloso de ternera de Girona con las primeras setas/ 1780 2012

*Autora: Ruth Troyano

  • Pan con chocolate aceite y sal

*Autora: Ruth Troyano

En la sobremesa, en el reservado del restaurante Carles Gaig, aún con los sabores del almuerzo que aterciopelan el paladar, Tomás Cusiné comparte dos elaboraciones de los años 70. Historia viva de Castell del Remei. Vinos que aún tienen nervio, demuestran viveza y un color ámbar tremendamente bello. Como los colores del amanecer, un nuevo despertar en la DO Costers del Segre, con muchas cosas que contar no sólo en España, también fuera.

*Autora: Ruth Troyano