Experiencias

mayo 29, 2016

El beso de San Francisco

Pantone noche. Pantone acercamiento en la oscuridad. Luces y cuerpos. Y el San Francisco como una linterna sicodélica. El premio es el cielo. El mejor beso siempre tiene sabor de San Francisco.

Apretamos play: “If you're going to San Francisco / Be sure to wear some flowers in your hair /If you're going to San Francisco / You're gonna meet some gentle people there / For those who come to San Francisco / Summertime will be a love-in there / In the streets of San Francisco / Gentle people with flowers in their hair…”. San Francisco. Guitarras de paz. Power flower. Hyppies. El verano del amor. Cielo psicodélico en la tierra. Y ese color de la ciudad de nube rosa de algodón de feria. Y te lo puedes beber. 

*Autor: Núria Escalona

Ese es el cielo del San Francisco en la boca. La granadina mojada en el borde superior del vaso. Boca abajo en un plato con un poco de azúcar. Y aparece el cielo de la ciudad en el cristal: ese escarchado rosa que recuerda el skyline etéreo de la ciudad. El cóctel que más labios de cielo han besado. Todo el mundo ha besado un San Francisco. Lo bebían ellas. Y el cielo se pegaba a ellos. 

El San Francisco es un cóctel sin alcohol. Algunos no lo incluyen en el templo de los cócteles por esa razón. No sube a la cabeza pero continúa reventando corazones. Así es que es eterno. No hay juventud si San Francisco. Es una memoria de colores. Esa banda sonora alucinógena del siempre es posible: zumo de naranja; zumo de limón; zumo de piña; zumo de melocotón; granadina y un poco de azúcar. Pantone noche. Pantone acercamiento en la oscuridad. Luces y cuerpos. Y el San Francisco como una linterna sicodélica. El premio es el cielo. El mejor beso siempre tiene sabor de San Francisco.

Etiquetas

Sitges San Francisco