Experiencias

abril 15

“El vino natural es más flexible y da mucho juego a la gastronomía sana y sostenible”

El restaurante Montiel de Barcelona celebra el décimo aniversario con un menú degustación teñido de sabores mediterráneos, armonizado con una selección de vinos de Cuvée3000

El Born és un barri per passejar i assaborir la vida amb certa calma i és així com veiem la relació entre els productes de la terra i el plaer de la taula”.

*Autora: Ruth Troyano

10 años lleva el restaurante Montiel seduciendo a turistas más que residentes en Barcelona, en un barrio con carácter tanto como competencia gastronómica. “En el mundo hay dos visiones muy claras, la del tener y la de ser. En Montiel, somos de la segunda. Nuestra cocina es sana, rica, vistosa y sostenible”, cuenta su propietario Marcos Eiras, nacido en Argentina y afincado desde hace tiempo en Cataluña. Desde los inicios tuvo claro que el producto natural y de alta calidad debía ser la base de su cocina. Han ido evolucionando reinterpretando el sabor de la cocina catalana, siendo fieles a un modelo de negocio justo y sostenible. Entre el barullo y el ritmo frenético que sacude a veces el Born, uno puede refugiarse en un espacio luminoso y tranquilo. En la mesa de Montiel todo ocurre a un ritmo slow. El comensal encontrará calma, paz y salud en el plato. En la cocina, Nabil Benhammou sabe a la perfección combinar la esencia del mar y de la tierra con sorprendentes toques exóticos, siempre suaves y delicados. Envuelven el producto, su naturalidad se reivindica. 

*Autora: Ruth Troyano

El menú degustación del décimo aniversario sabe a Mediterráneo. Ostra del Delta con espuma de fruta de la pasión; ceviche de lubina con sorbete de leche de tigre – oh! Perú -, guisantes de Sant Andreu de Llavaneres – ¡crujen en boca! – con sepionetas y menta; arroz de mar con panceta ibérica y mayonesa de azafrán - ¡qué gustazo! – cordero lechal con múrgulas y crema de coliflor – la elegancia de la contundencia. Para los postres, dos regalos: torrija con espuma de crema catalana y helado de tomillo – el bosque mediterráneo siempre presente -, y petits fours acompañando los cafés. Delicioso recorrido que para la ocasión se acompaña de vinos de Cuvée 3000. “Los vinos vivos que cambian con la comida hacen más fácil el maridaje. El vino natural es más flexible y da mucho juego a la gastronomía de proximidad”, cuenta el sumiller y delegado comercial de zona, Xavi Rutia. Y añadirá: “En Cuvée 3000 trabajamos mucho con elaboradores artesanos catalanes y nuestra misión es transportarlos a las cartas de los restaurantes, que es donde deben de estar”.

*Autora: Ruth Troyano

Los vinos que selecciona Xavi Rutia para el menú degustación en Montiel son iconos que no fallan, empezando por el viura y la parellada de Jordi Llorens (DO Conca de Barberà) y Laureano Serres con su viura Mendall de Terra Alta pero sin denominación, un precursor en la elaboración de vinos naturales y de la viticultura biodinámica en Cataluña. Una comunidad, por cierto, que está a la avanzada en la elaboración de vinos naturales como contaba hace poco en Gastrotalkers la sumiller Clara Isamat. El camino a seguir lo marcan Italia y Francia. “Estamos delante de vinos naturales, de pequeñas producciones, con fruta muy limpia y sana. No se utiliza ningún tipo de químico añadido para su elaboración y los defectos son bienvenidos”, asevera Rutia.

*Autora: Ruth Troyano

*Autora: Ruth Troyano

Son vinos con más cuerpo, complejidad, llenos de luz y vida… Más rústicos aunque elegantes. Más sanos, aunque turbios… Cuvée 3000 resalta en su web que entre los más de 200 elaboradores con quienes trabajan, distribuyen vinos principalmente de la vieja Europa “donde hemos sabido encontrar más diversidad de intenciones”. En Cuvée300 no sólo se ven y compran los vinos, se reconocen con imágenes a los elaboradores y se les conoce. Naturaleza y humanidad, ante todo. La seguridad de saber quién hace el vino.  Xavi Rutia escribe en su perfil de Twitter: “Me gustan los vinos auténticos y saber quién y qué hay detrás de lo que pruebo”.

Por la mesa del restaurnate Montiel, acompañando acertadamente cada plato, pasaran también SiurAlta Gris de Alfredo Arribas, su garnacha gris de la DO Montsant, Garrut ancestral del arquitecto italiano Massimo Marchiori de Partida Creus en Bonastre, la Peça d’en Blanch del enólogo Oriol Artigas, una pansa blanca de Alella sensacional y finalmente el espumoso de sumoll de Clos Lentiscus, de Manel Avinyó, que elabora dentro de Clàssic Penedès.

Captura de pantalla 2017-04-15 a las 11.00.01

 

Un repertorio de nivel que combina con la cocina respetuosa y el producto de calidad de Montiel.  “Compramos la materia primera, pero todas las elaboraciones las realizamos aquí, en el restaurante. Siempre digo que los ingredientes son los que tendría la abuela en la despensa para preparar el mejor caldo. Es lo que llamo intervencionismo afectivo”, afirma Marcos Eiras, un enamorado del buen comer y del buen vino.

*Autora: Ruth Troyano

El menú degustación de Montiel consta de tres entrantes, tres principales y tres postres. Para quienes lo soliciten con maridaje, que sepan que aún no están incorporados los vinos mencionados de Cuvée 3000, pero visto el buen ensamblaje quizás la carta líquida tenga en breve variaciones. Si paseáis por el Born, relajaros y beber y comer saludable en Montiel. It rocks!