Experiencias

diciembre 14, 2017

Green Vita, la revolución healthy en el centro comercial

Green Vita, una apuesta de restauración diferente y rompedora para los centros comerciales. Una apuesta por la alimentación saludable y responsable para el conjunto de la sociedad.

Es tiempo de ferias y mercados navideños, pero también de compras. Y Navidad y compras, aunque pueda no gustarle a todo el mundo, también va asociado al concepto "centro comercial". Por mucho que algunos nos empeñamos en evitarlo, en estas fechas es muy probable que acabamos yendo. Me ha pasado durante los días de puente.

Casi era hora de comer y no tenía ninguna intención de quedarme a hincar el diente. Tengo asociada la idea de centro comercial a la de comida poco saludable. Y sí, seguro que mi asociación se puede desmontar optando por las opciones más verdes de algunas cartas, pero la idea no me acaba de convencer porque además siempre suelen ir acompañadaas de calorías que una no pondría. Por lo tanto, podemos decir que los centros comerciales no son mi habitat cotidiano y menos para comer. Pero alguna vez al año puede acabar pasando. Ha sido el caso.

Mientras me dirigía a mirar donde podía detenerme, justo antes de poder ver toda la oferta, un cartel inmenso decía "Healthy Food" y, evidentemente, me llamó la atención en el momento adecuado. Estaba en el Viladecans Styles Outlets, un centro comercial con poco tiempo de vida y que todavía no está tan frecuentado como otros centros comerciales de la zona o como la concurrida Roca Village. Así, sin más, debido al inmenso cartel, descarté mirar otras opciones y me dirigí a descubrir si lo que allí se anunciaba me encajaba. Me planté en la puerta y sí, la carta encajaba perfectamente con la idea de alimentación que buscaba y rompía totalmente mi idea de lo que podía encontrar en un centro comercial. El lugar: Green Vita.

*Green Vita

La carta estaba totalmente relacionada con el concepto verde, eco y healthy. Tenía mis dudas, pero al entrar pude contrastar.

La ambientación del lugar es muy acogedora. Había todo de mesas de diferentes tamaños y formatos y poca gente. Al fondo una especie de self-service. Justo en esa zona tenía que coger una carta, mirar las diferentes opciones, coger una bandeja (estéticamente acertada), vaso, cubiertos y servilleta. Seguidamente la bebida, punto donde no encontraréis los refrescos más populares, sino alternativas ecológicas o elaboradas con estevia y también cervezas sin gluten. Ah, y agua filtrada que no se debe remunerar. A continuación, todo un escaparate de alimentos fríos para preparar ensaladas al que no se puede acceder, sino que las tienes que pedir a una persona que hay detrás del mostrador (bien visto por la higiene que eso conlleva) y a quien también tienes que pedir los platos calientes. Le sigue el mostrador de pan y el escaparate de postres -también hermético y inaccessible- y, finalmente, la caja con el servicio de cafetería.

*Green Vita

Al ser día festivo había opción a elegir dos menús con casi todos los platos de la carta a excepción de las hamburguesas. Opté por el menú que cumplía mis requisitos, pero tendré que volver a probar las hamburguesas porque cuando pasaban hacia otras mesas se me hacía la boca agua y todo lo que prové me entusiasmó.

Mi opción fue verduras de temporada a la brasa y pollo de corral a la brasa. Y algo tan sencillo como esto, un básico, me parece una idea revolucionaria en el ámbito de los centros comerciales. Lo redondeé con un pastel de zanahoria casero y un café americano. Todo muy sencillo, pero la clave no está en la sencillez, sino en que esta sencillez debe ser buena y bien elaborada. Y eso es lo que me he encontrado y me ha cautivado.

*Verduras de temporada a la brasa en Green Vita Viladecans. Autora: Núria Escalona

*Pollo de corral a la brasa en Green Vita. Autora: Núria Escalona

¡Y profundizo en los detalles! Las verduras eran variadas y bien cocidas: calabacín, calabaza, berenjena, alcachofa, cebolla, hinojo... El pollo estaba delicioso, bien cocido, crujiente por fuera y nada seco por dentro. Además iba acompañado de unas verduras diferentes de las que había en el primer plato: patata al horno y pimiento rojo. Y mientras lo escribo me lo vuelvo a estar comiendo mentalmente.

Si hasta aquí había ido bien, la guinda venía con el postre y el café. El pastel de zanahoria era delicioso, de aquellos que quieres repetir de inmediato -cuando hice el pedido estaba por estrenar y cuando me fui del lugar sólo quedaba una porción, el lugar que inicialmente estaba vacío se había llenado-. Y con el café pedí sacarina, pues si pido estevia me miran de forma extraña, y la camarera me sorprendió diciéndome: "no tenemos sacarina, tenemos estevia o azúcar moreno". A lo que he exclamado: "¡Anda, estevia mucho mejor!" Así que ya ven, perfecto.

*Pastel de zanahoria en Green Vita Viladecans. Autora: Núria Escalona

La experiencia fue fantástica y aproveché la ocasión para hablar con una de las camareras. La felicité por el proyecto, porque creo que va siendo hora de tener en cuenta ciertos tipos de alimentación en lugar donde transita tanta gente. Ella misma me dijo: "el proyecto es genial y está funcionando muy bien. Yo misma cuando lo conocí dejé mi trabajo para trabajar aquí y estoy muy contenta de la decisión tomada". Seguimos hablando del proyecto y me contó que conocen los proveedores y que la empresa les manifiesta abiertamente. De hecho me ha explicado que los pasteles no los hacen en el restaurante, sino que son de una pastelería que mantiene la misma filosofía que ellos, la Pastelería Frolis (C / Aragó 106, Barcelona). Justamente una pastelería que tiene como claim "merndolas súper sanas" y que también merece ser conocida.

Green Vita se abrió por primera vez en Viladecans Style Outlets hace meses. Sin embargo también se puede encontrar en Diagonal Mar y Parc Vallès. Pero resulta tan bien que también la abrirán el Mercado de Glòries (Barcelona) y cerca de Plaza Universidad (Barcelona), en este caso desvinculándose por primera vez del concepto centro comercial cubierto.

*Green Vita

Ni fritos, ni azúcares refinados, ni conservantes, ni colorantes artificiales. Productos provenientes de la agricultura responsable. Al momento y ante ti. En crudo, al vapor, salteado o al horno de brasa con carbón ecológico vegetal. Comida buena para el paladar y buena para el cuerpo. Toda una serie de básicos a potenciar en la oferta gastronómica para cuando inevitablemente se debe comer fuera de casa y que a menudo es difícil de encontrar.

Green Vita, una apuesta de restauración diferente y rompedora para los centros comerciales. Una apuesta por la alimentación saludable y responsable para el conjunto de la sociedad.