Experiencias

abril 05, 2016

“Hay lugares idílicos con los que sueñas para correr. Entre viñedos era una asignatura pendiente y ahora ya sé que es brutal”

La implicación de los bodegueros es total y eso convierte a la cita deportiva en un 'must' para aficionados al running y al vino. Es una invitación a los placeres mundanos más sibaritas como por ejemplo la degustación de ostras en plena naturaleza.

En Francia nos llevan años de ventaja, pero cuando la obstinación de los catalanes aparece, no hay quien le ponga límites. 

12729316_631502130332607_4149672466201094204_n 

Unas 10.000 personas de 35 países del mundo participaron en la última edición de la Marathon du Medoc, una emblemática carrera que tiene su atractivo en el paisaje y en el vino de Burdeos. Hasta 59 bodegas fueron cómplices del hito cultural en 2015 cuando se alcanzó la edición número 31. La implicación de los bodegueros es total y eso convierte a la cita deportiva en un must  para aficionados al running y al vino. Es una invitación a los placeres mundanos más sibaritas como por ejemplo la degustación de ostras en plena naturaleza… También las hay en los puntos de avituallamiento de la carrera bordelesa.  

El día que Marathon du Médoc abre inscripciones, en 6 horas se agotan una tercera parte de las entradas de la competición. Imagínense el éxito que ha conseguido y la repercusión mundial que tiene el evento. Un atractivo enoturístico de primer orden.

Inspirados en la cita de Médoc, la Asociación Dracrunners de Tarragona organizó en 2014 la primera edición de la Maratón del Priorat que propone correr entre viñedos durante la campaña de la vendimia, respetando el paisaje y admirándolo a la vez. Los participantes pueden disfrutar del circuito no sólo por el paisaje único de montaña mediterránea que les envuelve, sino también por la delicia que son los vinos de la DO Montsant y DOCa Priorat. En cada avituallamiento se pueden degustar las mejores garnachas y cariñenas viejas de una comarca marcada por lo místico, lo remoto, lo mágico y, a veces, lo dramático…  Nadie puede poner en duda la riqueza cultural de la cita ni tampoco la importancia del binomio deporte-vino. Todo, absolutamente todo, con moderación, acaba siendo bueno para la salud. ¿O no?

*Autor: Mas Martinet

Ésta es, en Cataluña, la única carrera en la que se pueden catar vinos mientras se disputa la competición. No todos lo practican; el leridano Hugo Figueras -ganador de la maratón en las dos primeras ediciones- no bebe durante la misma, otra cosa es que después del evento le guste compartir buena mesa y buen vino. Hay quienes han participado en la cita porque reúne a dos aficiones que gana adeptos cada día: el vino y el running. Es el caso de la periodista y sumiller, Silvia Culell, responsable de contenidos del club de vinos Wineissocial. Prometió participar en una carrera para cuando el vino estuviera presente y en Priorat no sólo tuvo la oportunidad de catar grandes referencias sino que también marcó un buen tiempo en la media maratón.

jordi3

Quién tampoco se quiso perder la cita fue el periodista de TV3, Jordi Gil. Su pasión por el deporte es ampliamente conocida y la difunde con cierta frecuencia a través de las redes sociales. Quizás la más épica de sus aventuras deportivas fue la participación en el Ironman Lanzarote que retransmitió la televisión autonómica catalana. Sueña con correr por paisajes vírgenes como la  Antártida. Este año cumplirá un sueño en Méjico y ya puede afirmar que ha tenido la agradable sensación de correr entre viñedos en la única región de vinos calificada del arco mediterráneo. Una carrera en la que reunió sus pasiones, aunque apuesta por seguirlas disfrutando por separado. Jordi Gil se sincera en esta entrevista.

Eres un gran deportista pero también te agrada el vino que es un alimento y en su justa medida es bueno para la salud, según los expertos. ¿Nos puedes contar como combinas ambas pasiones?

Me gusta mucho el deporte. De hecho, lo he practicado desde bien pequeño. Pero también me gusta mucho compartir mesa con una buena botella de vino. El deporte requiere mantener una dieta equilibrada y sana, sobre todo si te enfrentas a retos de larga distancia, pero esto no evita que puedas disfrutar del vino con moderación. Durante la semana normalmente no bebo nunca alcohol, pero los fines de semana que no tengo competición los aprovecho para quedar para cenar, por ejemplo. Y entonces sí que me gusta  descubrir nuevos vinos y pasarlo bien con los que más me apasionan. Y también incluyo el cava, que me encanta.  

jordi2

Tienes la experiencia de haber participado en  la segunda edición de la Marató del Priorat,  donde se servía vino DOCa Priorat en los puntos de avituallamientos. Descríbenos tu vivencia.

La media Marató del Priorat fue toda una experiencia. Un gran descubrimiento, por el lugar, correr entre viñedos, por el ambiente y por la experiencia en sí misma. Eso sí, si vas a correr con cierta intensidad, la cosa se complica. La afronté a buen ritmo sin dejar de degustar los vinos que nos ofrecían las bodegas, pero tuve que abandonar las catas a partir del quilómetro 12 aproximadamente. El vino tiene su proceso. A partir de la mitad de la carrera empecé a tener mucha sed y ardor de estómago. Creo que es una carrera ideal para realizar a ritmo lento o caminando. Pero bien, hay que ir con cuidado, que un paso de 21 kilómetros puede dar para mucho o para demasiado. De todas maneras, repetiré seguro, me lo pasé en grande.

A veces los paisajes de las maratones son únicos. ¿Hay alguno que te gustaría correr y que aún no has hecho realidad?

Hay lugares idílicos con los que sueñas para correr. Entre viñedos era una asignatura pendiente y ahora ya sé que es brutal. También tengo pendiente una carrera en el Caribe, es una espina que pienso sacarme este 2016 participando en el Ironman de Cozumel, en México. En medio de la nada, como por ejemplo, en la Antártida, sería también toda una aventura sensoria.

Antes nos has dicho que las cenas con amigos son los mejores momentos para tomar un buen vino. ¿Podrías concretarnos más el escenario?

Tengo dos. El primero es mientras cocino en casa. Me gusta abrir una botella y degustarla mientras preparo la cena. Y el segundo momento es con los amigos, ya sea en una celebración o en un entorno más íntimo.  

jordi1

Hasta hace pocos meses presentabas el informativo infantil Info-K en TV3. Nos gustó ver como el vino también tenía presencia para compensar la pérdida de cultura que hay en nuestro país.

El tema del vino y los menores es complicado, de entrada. Debemos ir con cuidado a la hora de comunicar sobre alcohol para niños. En Info-k hemos tratado en más de una ocasión la vendimia. La hemos presentado a partir de la vivencia de un niño, de una clase y de una bodega que organice visitas adaptadas a ellos. Pero también hemos hablado de lo que supone de historia, cultura y economía del vino en Catalunya y también  del Masroig Vi Solidari, un proyecto que nos encanta y que aplaudimos porque reúne fondos para la investigación del cáncer infantil en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Creo que debemos encontrar la manera de contar mejor lo que supone el vino para Cataluña.

¿Te gusta leer sobre el vino, además de consumirlo?

Me gusta mucho leer por lo tanto también me interesa lo que se publica sobre el vino. He leído dos novelas estrechamente relacionadas con el tema. El Celler de Noah Gordon y La guerra del vi de los Kladstrup. También tengo un par de guías sobre vinos que me regalaron y que hojeo constantemente.

¿Nos recomiendas alguno de los imprescindibles en tu bodega?

Si me permites, serán tres. El primero, de Ánima Negra para acompañarlo con chocolate en casa y en petit comité. El segundo, un Perro Verde o de Belondrade y Lurton – en función del presupuesto – para una cena en un restaurante japonés. El tercero, un Agustí Torello Reserva barrica para una paella con amigos y delante del mar.  

Carreras imprescindibles en Cataluña para conocer (y beber) el paisaje vitivinícola 

Un sueño de carrera, en las Islas Canarias, con el paisaje admirable de La Geria de fondo

996744_1072534246122227_5455736808933978493_n

“El cor té somnis, que la raó no comprèn. M’agrada dir que els primers 70 quilómetres es corren amb les cames, però la resta els fem amb el cap”
Núria Picas (TEDxReus)

 

Etiquetas