Orígenes

febrero 14

“Hemos pasado de cocinar a ofrecer la sensación de bienestar”

Restaurant Pla celebra el vigésimo aniversario en el Gòtic ampliando su horario de obertura y fiel a la filosofía de proximidad y temporada de los inicios.

“La cuina és un art molt

difícil, que vol una

vocació, un sentit de

l’observació permanent,

una llarga experiencia i

molta paciència”

Josep Pla

Abrimos un 8 de enero de hace 20 años. Entonces aún había aceras en la calle Bellafila de Barcelona. El corazón del Gòtic era un barrio conflictivo. Había carreras y se tiraban bolsos” cuenta Jaume Pla, propietario de Restaurant Pla. Aquel día sólo fue a almorzar su padre, con el mismo nombre, y nadie más. Pero dicen que la gente llama a más gente. Jaume Pla había regentado anteriormente La Bassa en Ventalló, en el Empordà, por donde habían pasado desde Terenci Moix a Josep Maria Benet i Jornet, Sardà o La Trinca. Amigos de Girona que luego también serian clientes y reclamo en Barcelona. Empezó durante 8 meses abriendo mediodías y noches, hasta que el cuerpo le dijo basta y decidió sólo hacerlo de noches. Y hasta hoy.   

*Autora: Ruth Troyano

No soy cocinero pero siempre me ha gustado mucho la cocina. Y comer. En Restaurant Pla cocinamos cosas sencillas que atrapan al comensal. Y bien servidas. Tenemos en cuenta la estética, los alimentos, el color. No entiendo de cocina pero mi paladar sí”. Jaume Pla se refiere a la cocina de productos clásicos y de temporada que sirven en Pla, de los primeros restaurantes del Gòtic que llega a los 20 años de vida con la filosofía del comienzo: un respeto total por el ingrediente original en una atmosfera íntima y bohemia. Un 8 de febrero de 20 años después, Restaurant Pla ha recibido una vez más a su primer cliente, el padre de Jaume, Jaume Pla, y ha servido un menú de sabores vegetales, marinos y mediterráneos que, con motivo de la efeméride, podrá degustarse hasta finales de febrero. Su chef es Andrew Smith, de origen irlandés. El viaje gastronómico incluye combinaciones sorprendentes como el carpaccio de zanahoria a la brasa, flor de sauco y rábano picante, caballa curada y flameada, aguacate y crujiente de cebolla, y un arroz con productos de la tierra como protagonistas. Si el comensal lo desea, puede empezarse con una ostra. “Una pincelada de marisco, vivo y fresco, que el cliente nos pide”, advierte Jaume. Siguiendo la ideología del chef francés Michel Bras, en Restaurant Pla cocinan con la intención que la verdura tenga carácter de plato más que de producto. 

*Autora: Ruth Troyano

 

Menú 20º aniversario Restaurant Pla

Xip de moniato, iogurt ibèric

Encenalls d’espatlla ibèrica, pa amb tomàquet

___

Pastanaga, saüc i rave picant

Cabdell, oliva negra i rovell d’ou

___

Carpaccio de DAINA, maionesa de ceps i grosella

Verat, alvocat i ceba cruixent

___

L’arròs

 

*Autora: Ruth Troyano

Hemos pasado de cocinar a ofrecer la sensación de bienestar”, resume Jaume Pla. “Me gusta que al final de la comida, las parejas se despidan con un beso en la puerta. Es señal que han estado bien”, añade. “En el fondo ofrecemos ocio, en un ambiente íntimo, cálido, desenfadado y con profesionalidad. Queremos que las personas que coman en Restaurant Pla reflexionen, compartan y disfruten”, sigue relatando Jaume. “Me gusta perderme en la imaginación y los cocineros me entienden así. Queremos que el cocinero disfrute, sólo así puede expresarse y mantener viva su capacidad creadora. Andrew Smith lleva 3 años con nosotros y estamos en un muy buen momento”.

La carta  y la estética del local son puros placeres visuales. El sello artístico y personalísimo de Jaume está en todo. En los vinos también. En Restaurant Pla realiza una selección muy precisa, en colaboración con el sumiller francés Damien Aubry. Vinos de mínima intervención, como el Saserra (Malvasia de Sitges) de Vega de Ribes, en el Garraf, con el  que nos reciben en la entrada. “Para cenar bien, has de beber bien” reza el eslogan del restaurante.  “Realizamos incisión en la proximidad, tenemos vinos catalanes, de Alicante y del Rosellón. Ahora hemos incorporado vino de Georgia, pero queremos que sea de proximidad principalmente, para que el público extranjero los conozca. Vamos a trabajar también el carácter del vino natural, que sea bueno e interesante”. Y en la conversación salen nombres como el de Oriol Artigas en Alella, que Jaume Pla sigue de cerca y le gustaría incorporar en la carta. El propietario del Restaurant Pla reconoce que aún están muy presentes “las R de Rioja y Ribera del Duero entre las peticiones de los clientes”, pero la apuesta suya personal está en otros territorios de vino y cercanos, como Montsant, Priorat y Empordà

*Autora: Ruth Troyano

Empezamos con gente del país y ahora un 80% de nuestro cliente es extranjero”, afirma Jaume Pla. “Son los que tienen poder adquisitivo. Hay días que no hablamos en catalán hasta las 21.30h. No nos afectó la crisis económica de los últimos años, resistimos, pero ahora sí que vemos que nos afecta la situación del país. El ocio es lo primero que recortas cuando las cosas no van bien”. Y esto les ha conducido a reconsiderar la decisión de no abrir al mediodía. La novedad del vigésimo aniversario es el nuevo horario: de lunes a domingo estarán abiertos entre las 13.30h y las 17h con un menú a 14 euros que quiere reconciliarse con nuevos públicos, por ejemplo, la gente joven. Incluye ensalada del día y la selección de carne, pescado o vegetal, postres, pan y agua. No hay que perder la oportunidad de hacer una incursión cuando la luz natural se cuela por los callejones del Gòtic y resalta la intensidad cromática de inspiración mironiana y daliniana de Pla. Es otra iluminación y atmosfera, seguramente el  primer paso para sucumbir después a la carta, de noche, dejándose seducir por el mismo arte y  confianza.

Etiquetas

Barcelona