Mise en Place

abril 04, 2016

La innovación tras la innovación: ir más allá de lo que de por sí está lejos

No sé si habréis podido escuchar acerca de un postre que recientemente está dando mucho que hablar y que con toda seguridad veremos aquí muy pronto. Se trata de algo tan extraordinario como comer una gota de lluvia.

Raindropcake 5

No sé si habréis podido escuchar acerca de un postre que recientemente está dando mucho que hablar y que con toda seguridad veremos aquí muy pronto. Un dulce totalmente novedoso y que es el súmmum de darle la vuelta a las cosas. La innovación tras la innovación. El darle la vuelta a lo que ya estaba del revés. El ir más allá de lo que de por sí está lejos. Se trata de algo tan extraordinario como comer una gota de lluvia.

Podéis volver a leer, he escrito eso: comer una gota de lluvia. Algo tan extraño como excitante para aquellos que les encante probar cosas nuevas. Y os aseguro que soy la primera que estaría encantada en conocer qué se siente al comer el raindropcake.

Raindropcake 4

Es un postre inspirado en el japonés mochi, y que, como digo, intenta evocar a una llovizna en tu boca. De momento poco se conoce sobre cómo es exactamente, puesto que este “pastel” no es demasiado conocido fuera de su país de origen. Quienes lo han podido degustar afirman que su textura es una experiencia única, por su delicadeza y fragilidad, fundiéndose en la boca. Y que su sabor es como el de una gota de lluvia, que combina diferentes sabores y acompañamientos parecidos a la melaza y la nuez.

Algo chocante sin duda. Si su antecesor es el mochi, hubiese imaginado algo viscoso y elástico y nada ligero. Aunque seguramente ahí está la gracia de la innovación, en darle más de una vuelta y conseguir tocar el cielo fruto de la investigación constante.

Raindropcake 1

Esta diferente creación, aunque en Japón ya es conocida, hará su gran llegada -y posiblemente expansión- en el mercado de Smorgasburg que tiene lugar cada fin de semana, desde 2011, y durante los meses de Abril a Noviembre, dentro del popular mercadillo Brooklyn Flea en Nueva York. Smorgasburg es el spin-off del segundo, y una apuesta de un joven emprendedor que decidió arriesgar por la comida artesana y ahora 100 vendedores locales y regionales exponen sus productos en este gran espacio, que ahora tendrá la suerte de conocer de primera mano a qué sabe la lluvia.

 

 

Etiquetas

Innovación