Mise en Place

julio 02, 2016

Lo que Jorge no sabe de Trias

Aquí, una información segura sobre los gustos "gastro" del exalcalde, sobre los cuales Fernández y quien sea sí podrán comentar sin riesgo de faltar a la verdad.

Uno de los hits informativos de la campaña del 26-J fue, sin duda, la filtración de conversaciones de hace dos años entre el ministro del Interior, Jorge Fernández, y el jefe de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso. De entre los protagonistas de sus conversaciones, uno destacado, Xavier Trias, entonces alcalde de Barcelona, y de quien los dos personajes grabados hacían cábalas sobre posibles cuentas corrientes en Suiza. Eso, un tiempo antes de que ciertos medios publicaran hipótesis muy parecidas, a las puertas de las elecciones municipales de hace un año. Trias dejó constancia de la falsedad de las acusaciones, pero perdió las elecciones. Ahora, aquí, una información segura sobre los gustos "gastro" del exalcalde, sobre los cuales Fernández y quien sea sí podrán comentar sin riesgo de faltar a la verdad.

*Fuente: Flickr Moritz

Trias no es de cinco comidas al día sino de tres. Y empieza muy ligero, con un cortado sin azúcar ni sacarina. Ese es todo su desayuno, que ya es más de lo que toma para merendar, que es directamente... nada. Después del desayuno, ya solo volverá a la cafeína una vez acabada la comida, con un café, no cortado. Nada a media mañana.

Trias es pediatra de profesión pero hace muchos años que se dedica a la política al más alto nivel, lo que conlleva, casi obligatoriamente, que normalmente coma fuera de casa. Es lo más habitual. Cuando se le pregunta por un plato preferido, no lo duda ni un segundo: "Garbanzos, hechos de cualquier manera". Osea que le gustan cocinados de mil y una formas diferentes. A esta legumbre solo se le acercan, en su ranking, los spaghetti all'aglio, un plato sencillo que se hace con mucho ajo y aceite de oliva. Y si garbanzos y spaghetti ocupan las dos principales preferencias del exalcalde, el hígado de cordero y el bacalao son sus dos grandes fobias gastronómicas. Para acompañar, es más de cerveza que de vino, pero si se tiene que poner a ello, le gusta tirar especialmente de los Montsant. De postres acostumbra a optar por la fruta, entre la que destaca las cerezas.

*Autor: Núria Escalona

Y si ha quedado claro que habitualmente debe comer fuera de casa, a menudo por pura gestión de agendas, eso no implica que sea de lugares fijos. Le gusta variar y descubrir. A pesar de eso, lugares bastante recurrentes para él son dos: Allium, a cuatro pasos de la Plaça de Sant Jaume, donde tienen sede central la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Y el Bar Cañete, un clásico de la capital catalana, muy cerca también del centro neurálgico del poder político en Barcelona.

Etiquetas

26-J Allium