Orígenes

marzo 24, 2016

“Los esquimales no pueden beber alcohol”

Michael Pollan, que ocupa la cátedra Knght de Periodismo en la Universidad de California, escribe en el libro 'Saber comer. 64 regalos básicas para aprender a comer', una serie de consejos para que los alimentos de verdad sean los prioritarios.

Hay una máxima en nutrición saludable que recomienda alimentarse con comida de verdad (sic). Que quiere decir que comemos lo que podemos reconocer después de la cocción. Una col sigue siendo una col cocida. Una lechuga es lechuga. ¿Se entiende?

Los alimentos de km0 y los ecológicos son comida de verdad. Además, tienen añadidos valores sociales, porque respetan el medio ambiente y fortalecen las economías locales. "Y estos valores son muy importantes, infinitamente importantes, porque son los que pueden cambiar el mundo", me ha repetido mil y una vez Carlo Petrini, el presidente de Slow Food.

Para acabar de entender lo importante que es comer lo que tenemos más cerca, recuerdo siempre un ejemplo que he oído decir a la bioquímica Olga Cuevas: los esquimales tienen una vida equilibrada con su entorno, a pesar de que no coman frutas ni verduras, que a nosotros nos parecen imprescindibles para estar sanos. ¿Por qué? Porque para los esquimales, su dieta basada en animales polares les proporciona "todo lo que necesitan para vivir en ese lugar". En cambio, "los primeros exploradores de la Antártida tuvieron dificultades graves para sobrevivir con la dieta de los habitantes que encontraban, lo que evidencia claramente las diferencias metabólicas", dice Cuevas.

Una vez, en Dinamarca, me contaron lo mal lo pasaban los inuits de Groenlandia (los esquimales) que visitaban la capital. Me dijeron que se sentían atraídos por el alcohol, por ejemplo, porque en Groenlandia no tienen ni han tenido, y por tanto, no beben ni han bebido nunca. Cuando a Dinarmarca tomaban, el cuerpo chirriaba y se ponía en fase de alerta, por decirlo de alguna manera. "Muchos terminan en el hospital", me explicaban los daneses.

51xSl4O7F1L._SX327_BO1,204,203,200_

Para terminar, el periodista Michael Pollan, que ocupa la cátedra Knght de Periodismo en la Universidad de California, escribe en el libro Saber comer. 64 regalos básicas para aprender a comer, una serie de consejos para que los alimentos de verdad (una manzana, una lechuga) y no "las sustancias comestibles con aspecto alimentario" (como llama a los productos industriales) sean los prioritarios.

Sus reglas son para aprender de memoria si desea voltear la alimentación hacia la vía saludable:

  • Comprad siempre en los espacios periféricos del súper, que es donde se encuentran los productos frescos.
  • Comed alimentos hechos con ingredientes que podáis imaginaros crudos o que han crecido en el campo.
  • Hartaos de comida basura siempre que la haya cocinado vosotros
  • Salteaos las reglas alguna vez, porque lo importante es el hábito y no la excepción.

Etiquetas