Cooking

marzo 28, 2016

Lunes de Pascua, ¿la mona, por huevos?

Buscando este punto de diferenciación me encontré con la receta que quiero que sea el centro de atención del lunes de Pascua. Sandra, autora de La Receta de la Felicidad, tuvo la genial idea de rellenar unos huevos de gallina con masa de brownie.

Mantener las tradiciones al mismo tiempo que las rompemos. Eso es lo realmente interesante. Seguir celebrando las mismas fiestas año tras año desde que tenemos uso de razón: el día de Todos los Santos -y su castañada-, las Navidades, Fin de año y Año Nuevo, el día de Reyes, Semana Santa, San Juan… Pasa el tiempo, y además volando. Tenemos la sensación de que si cerramos los ojos un momento, al abrirlos estaremos de nuevo en la misma mesa, con la misma gente, celebrando de nuevo la misma festividad, pero con un año más a nuestras espaldas.

De ser así, la monotonía terminaría con nosotros. Así que, mejor buscar aquello que suponga un cambio dentro de la tradición. Hoy, que en algunas zonas de la geografía española se celebra el lunes de Pascua y los padrinos regalan a sus ahijados el pastel de la mona, haremos el ejercicio del que os hablo.

¡Atrevámonos a cambiar! Ni la típica mona tradicional, con una base de bizcocho en forma de tortel y unos huevos duros coronándola; ni tampoco las más nuevas —aunque ya tengan sus años— de chocolate, evocando a las princesas del momento, al equipo de fútbol favorito o al protagonista de los dibujos animados. Olvidad todo esto y pensemos en algo que sea realmente original.

Huevos brownie 7

Huevos brownie 5

Buscando este punto de diferenciación me encontré con la receta que quiero que sea el centro de atención del lunes de Pascua. Sandra, autora de La Receta de la Felicidad, tuvo la genial idea de rellenar unos huevos de gallina con masa de brownie, hornearlos y presentarlos como huevos de Pascua. Eso mismo hice yo hace unos días para poder hablaros de ellos. ¿El resultado? Un postre más que original. Por no decir cómo puedes dejar de alucinados a tus invitados. Imaginaos la situación: ¡Vamos a tomar el postre!

Y descubres una docena de huevos ante todos los presentes… La mona del año anterior quizás te será difícil recordarla, pero seguramente ésta pasará a la historia. Es tan sencillo como perforar la base del huevo y realizar un pequeño agujero de unos 2cm. de diámetro con la ayuda de un abre-botellas. Por éste se vaciará el huevo, se limpiará con agua y lo dejaremos en remojo con agua salada durante 30 minutos.

Posteriormente, después de secarlos, los rellenaremos con la masa de brownie hasta la mitad. Los horneamos, dejamos enfriar y ¡a sorprender a todo el mundo!

Huevos brownie 1

Etiquetas