Mise en Place

abril 11, 2016

Multiespacios gastronómicos, ¿el nuevo concepto de compartir?

Grandes localizaciones que engloban un conjunto de ofertas culinarias para que cada cual pueda escoger qué prefiere en cada momento. Se ha dado a conocer en gran parte del mundo como el ‘ocio culinario’, el placer de disfrutar la experiencia.

*Autor: Marta Sanahuja

Hace unos meses en la ciudad condal abrió sus puertas El Nacional; un multiespacio dedicado a la gastronomía en donde el hecho de poder disfrutar con los cinco sentidos de la comida es su leitmotiv. A esto, sin duda, se le suma el atractivo de su historia. Empezó siendo un café-teatro, para convertirse en una fábrica, después un concesionario, más tarde un garaje, hasta ser un gran restaurante multiespacio en el emblemático Paseo de Gracia de la ciudad modernista.

*Autor: Marta Sanahuja

Esto parece que no es algo nuevo, y de hecho ya empieza a ser muy común en muchas ciudades españolas. Algún tiempo atrás en Madrid, la gran capital y también una de las grandes referentes, dio el primer paso abriendo Platea Madrid. En este caso su éxito iba ligado a sus dimensiones y lo que acunaba. El espacio más grande de Europa dedicado a la gastronomía que albergaba grandes Estrellas Michelin y un punto de encuentro para los amantes del sector culinario. Un must para cualquier foodie.

*Autor: Marta Sanahuja

Así pues, grandes localizaciones que engloban un conjunto de ofertas culinarias para que cada cual pueda escoger qué prefiere en cada momento. Se ha dado a conocer en gran parte del mundo como el ‘ocio culinario’, el placer de disfrutar la experiencia más allá de la comida; las particularidades de cada espacio, la pluralidad de las opciones que ofrece, …pero un mismo espacio: un entorno compartido. Comer en grandes mesas o lugares muy espaciosos con otras tantas personas y cada uno con su plato, su menú, su elección.

A otros niveles, muchas otras ciudades se han sumado, abriendo pequeños puntos de encuentro gastro donde vivir esta misma pasión. En ellos, la posibilidad de ofrecer una variedad de cocinas y mesas compartidas para que cada cual encuentre su lugar y se sienta cómodo entre tanta comida.

*Autor: Marta Sanahuja

La última que he descubierto nos lleva hasta el sur. En Sevilla, el Mercado de la Lonja del Barranco es un ‘El Nacional’ o un ‘Platea Madrid’ a otro nivel, pero con un encanto y un color sevillanos que no te deja indiferente. Desde el sushi más colorido y llamativo que hayas visto jamás, hasta la cascada de chocolate que te provocará con su insinuante movimiento. Es sin duda, mucho más acogedor que las grandes localizaciones de las que hablábamos. Con una oferta más limitada, pero a la altura de ese lugar que-hay-que-visitar y darse una vuelta para explorar sus rincones.

*Autor: Marta Sanahuja

*Autor: Marta Sanahuja

*Autor: Marta Sanahuja

*Autor: Marta Sanahuja

Marisco fresco, carne y embutido ibéricos, arroces, frutas… Parece que todo tiene cabida aunque la superficie sea poco extensa. Levantar la vista del plato para ver unos grandes ventanales por los que entra la luz del sol de Andalucía y tras las que se divisa el Guadalquivir y cruzándolo, el Puente de Triana. Bajo tus pies, maravillosas baldosas hidráulicas que parecen tener más historia que un libro. Madera en las mesas, taburetes altos y mármoles que dan frescor al cálido ambiente del sur. Experiencia y harmonía bailan al compás de una gastronomía que atrapa y te contagia ese saborío del sur que, como decían, todos necesitamos un poco de él para poder ver el norte.

 

Etiquetas