Experiencias

marzo 23, 2017

“Que sean los Planeta del vino”

Quim Vila pretende un mayor reconocimiento cultural para el Premio de cata por parejas de Vila Viniteca que en esta edición llega al décimo aniversario

El humorista Andreu Buenafuente, autor del cartel, defiende el consumo “cotidiano, milenario y festivo” del vino.

“Mis dos pasiones juntas: dibujar y el vino. Luego descubrí que compartimos icono. Que la nariz bien sirve para definir de un trazo lo del oficio de payaso – solo basta teñirla de rojo-, o ponerla cerca de una copa y dejarte embriagar por un buen vino”.

*Cartel

Un premio de narices. Aunque el titular pueda parecer poco glamuroso considero que es la mejor manera de resumir la décima edición del concurso de cata por parejas de Vila Viniteca y no sólo por la ilustración que ha realizado el humorista Andreu Buenafuente, sino principalmente por la dotación económica destinada a los ganadores que asciende a 40.000 euros, 10.000 más que en la pasada edición. Este año la cita tiene lugar en el Casino de Madrid y las inscripciones, batiendo una vez más records de fugacidad, quedaron cubiertas en tan sólo 19 minutos. Aficionados y expertos en el mundo del vino no quieren perderse la oportunidad de disfrutar una jornada llena de fuertes emociones y vinos singulares donde el afán de competición sin medida pero con talante, siempre va por delante.

Con más dotación presupuestaria es como se va a celebrar la décima edición de un concurso que es ya una referencia nacional y quiere ampliar el radio de influencia aún más. No habrá en el repertorio de cata ningún vino especial, quizás porque siempre lo son… Algunos se seleccionan el mismo día de concurso. “Vila Viniteca cuenta con un catálogo de más de 8.500 referencias y representa en exclusiva más de 200 bodegas de todo el mundo, entre ellas las de Álvaro Palacios, Dominio de Pingus o Champagne Salon”. No es para nada fácil adivinar qué va a servirse el próximo domingo entre un abanico tan extenso. Hay quienes se entrenan durante todo un año con catas extenuantes, otros con catas más placenteras y los hay que indagan entre los pedidos de Vila Viniteca para presuponer algo extremadamente difícil de descifrar.

*Cedida: Siscu Martí. Andreu Buenafuente. Quim Vila

Que sean los Planeta del vino”, responde Quim Vila, copropietario de Vila Viniteca cuando se le pregunta qué quiere que sea el día de mañana el concurso de cata por parejas que organiza con su socio Siscu Martí. Su declaración esconde mucho más que una comparación con el mundo del libro y está, además, en sintonía con lo que escribe su amigo y autor del cartel, Andreu Buenafuente:

“El vino no debería ser un universo sofisticado, un mundo al alcance de sibaritas y finos especialistas. El vino es cotidiano, milenario y festivo. Siempre ha estado ahí y siempre seguirá presente en los mejores momentos de nuestras vidas. Dibujar el vino es casi una feliz reiteración”

Se trata, en definitiva, de dar valor al vino, a la cultura del vino, que es tradición, historia, economía, salud, da bienestar… Debemos conseguir que sea moderno y atractivo. Y así lo defienden a menudo las 120 parejas participantes, pero es necesario que el mensaje se instale también en el conjunto de la sociedad.

La décima edición de la cata por parejas se ha presentado en Madrid y en Barcelona simulando del concurso. Los participantes como los comensales deben descubrir el país, la zona de origen, la denominación de origen, las variedades de uva, la añada, el elaborador y la marca. País y zona de origen valen 1 punto, DO y marca 2 puntos, y variedades, añada y elaborador 3. El comentario de cata es determinante si hay empate. De los 40.000 euros de premio, 30.000 son para la pareja ganadora, 7.000 para los segundos clasificados y 3.000 para los terceros.  El perfil de los participantes son sumilleres, restauradores, viticultores, enólogos y bodegueros pero también aficionados al mundo del vino que se enorgullecen cuando dejan atrás a los profesionales.

No hay un patrón concreto en el concurso, pero cuentan los repetidores que siempre está el debate entre si el vino servido es cava o champagne, el Jerez acostumbra a estar presente, también el viejo mundo como Burdeos o Borgoña, alguna sorpresa del Nuevo Mundo y alguna región de vinos que sorprende. Pasó algo similar en Marea Alta, a 110 metros de altura, con vistas panorámicas de Barcelona y el mediterráneo. Descolocó a todos con un excepcional Recaredo Brut de Brut Finca Serral del Vell 2007 (DO Cava), luego viajamos hasta DO Valdeorras con un espléndido As Sortes 2015. Cruzamos el océano hasta Sonoma para disfrutar de Klister Les Noisetiers Chardonnay 2014 que algunos acertaron por la variedad pero pocos por la región. Falló nuestra intuición en Château Mouton Rothschild 2006 de AOC Pauillac pero luego el vino se fue desnudando y revelando, y terminamos en Veneto con una de las grandes sorpresas del día, el vino de postres Torcolato 2011 de uva vespaiola que crece en suelos volcánicos.

*Cedidad: En la foto: SiscuMarti. EnriqueValenti. QuimVila

El chef Enrique Valentí timoneó magistralmente en la cocina. Pureza, elegancia y atrevimiento en Marea Alta: anchoas de Santoña, mejillones en escabeche ahumado, almejas al natural, caballa en escabeche de manzana, salpicón ahumado de bogavante, guisantes con morralets, gamba roja gigante a la brasa, cocochas a la brasa, rodaballo a la brasa, lamprea bordelesa y tarta de almendra y albaricoque. Un menú de celebración que supo a gloria en las alturas, entre vasos y platos de diseño marinero que abrazan delicadamente el pescado y los ahumados. 

Las narices son un símbolo de intuición, el buen olfato es nuestro GPS natural”, sentenció Andreu Buenafuente en la presentación del concurso que tuvo lugar en Madrid. No descubrió en quién se había inspirado para el dibujo aunque algunos apuntaron rápido a su compañero de programa Berto Romero. Sea de quien fuere la nariz y con independencia del tamaño – importa más su agudeza -  está claro que los 240 participantes desean que les funcione a la perfección el próximo domingo para sacar de su memoria recuerdos, aromas y sabores y hacerse con la primera posición.

Para los que no quieran poner en entredicho su conocimiento o si me permiten perder su dignidad olfactiva, en paralelo a la competición se organiza un showroom con más de 40 bodegas y marcas premium y quesos seleccionados. Las entradas, que no han volado todas como la inscripción al concurso a pesar de ser el día de Reyes, pueden adquirirse en http://www.vilaviniteca.es/shop/.