Shops

febrero 08, 2016

¿Templos de consumo?

¿Qué sentido tiene conocer un producto, saber cómo cocinarlo, cómo degustarlo... si no sabemos dónde comprarlo?

11203428_457014577794260_815040321_n

"Los domingos por la mañana las familias británicas no van a misa, van al centro comercial. Y es la gran salida familiar de la semana. Van no solo a comprar, sino a disfrutar mirando, viendo lo que hay” decía Zygmunt Bauman en una entresvista en El País y que podemos ampliar en su obra "Consumismo". Bauman estaba parafraseando a George Ritzer, quién denominó "templos de consumo" a los grandes centros comerciales. Evidentemente no critican únicamente un tipo de tienda, ambos hacen referencia a un estilo de vida.

Todos, o más o menos todos, hemos ido alguna vez al centro comercial, igual que también hemos ido a comprar al supermercado evitando ir a buscar cada producto a una tienda específica. Pero por nuestra manera de ser, incluso sabiendo que podemos ir sin problema al supermercado o al centro comercial, los gastrotalkers damos importancia a todo el ciclo de un producto desde que nace hasta que nos llevamos a la boca. Este ciclo es toda una experiencia que queremos conocer y en ella también están los puntos de venta.

No es lo mismo coger un producto de un lineal, que ir a una tienda especializada dónde el dependiente nos puede hablar al detalle de lo que pretendemos comprar. La experiencia de compra, aunque también estamos en la época de la compra por internet, en un sitio u otro. El conocimiento y la información que podemos adquirir en una pequeña tienda seguramente no lo tendremos en una gran área comercial. Todo depende del momento en que nos encontremos y la necesidad que tengamos del mismo. Cada espacio tiene sus beneficios y no vamos a detallarlos.

Sin embargo, siguiendo nuestra curiosidad por saber todo aquello que acompaña a la experiencia gastronómica, en esta sección nos proponemos hablar de tiendas especializadas, singulares y con carácter. Aquellas que mediante sus productos, sus dependientes o estética nos atrapan. La experiencia se conforma de todos estos detalles y muchos más. Estamos ansiosos por saber, descubrir y curiosear. No queremos ir a pasear al centro comercial, queremos adentrarnos en los que esconde cada uno de estos pequeños, cuidados y detallados establecimientos. Y no solo hablamos de tiendas, hablamos de los mercados y sus paradas, de los colmados, de las pastelerías y una infinidad de espacios que seguramente, aun siendo distintos, acaban ubicados en lo que se ha denominado "pequeño comercio".

Pues, ¿qué sentido tiene conocer un producto, saber cómo cocinarlo, cómo degustarlo... si no sabemos dónde comprarlo?

¡Estad atentos! Pronto desvelaremos quiénes serán los sherpas hacia el descubrimiento de estos establecimientos!