Experiencias

noviembre 22, 2016

“Un dia, un vi” es mucho más que una agenda ilustrada

“Tenemos que romper la idea que el vino es de pocas personas y de entendidos. Ha de ser accesible para todo el mundo. Hacerlo fácil y simple y con sentido común"

“La gente del vino se lo curra mucho. Es un mundo difícil. Debes tener mucha paciencia. Parece muy bonito el contacto con la naturaleza y la parte social, pero hay mucho trabajo detrás. En las pequeñas bodegas hay mucha empatía con el proyecto”

Patricia De Golferichs 

16.10.22Priorat020

Llegaba al mundo del vino procedente del sector cultural donde el micromecenazgo funcionaba y con fuerza. Se adentro con su elegante desparpajo y con un nada fácil nivel 3 del diploma WSET bajo el brazo. Observó que faltaba creatividad, frescura, utilidad en los materiales impresos, y empezó por compartir en redes sociales imágenes de vinos y elaboradores con la etiqueta “Un dia, un vi”. Comunicación directa, atrevida y con un toque de humor cuando hacía falta. En una librería, a mediados de 2015, le asalta la idea de publicar una agenda de vinos y mucho más. Y unos meses después, tras muchos quilómetros, conversaciones y gestiones, y momentos de debilidad a los que no ha sucumbido por el motor y la fuerza que le daba pensar en su madre, que fue editora, lo ha hecho realidad.

“Tenemos que romper la idea que el vino es de pocas personas y de entendidos. Ha de ser accesible para todo el mundo. Hacerlo fácil y simple y con sentido común. No hacen falta ni tantos coach, ni masajes, ni yoga, ni psicólogos… Con el vino lo podemos pasar bien y aprender”. Me gusta la sinceridad con la que habla Patricia De Golferichs. Así es como se consigue que los mensajes lleguen. Efectividad. Ella es resolutiva y promete muchas más páginas de vino para anotar lo que nos plazca, pero sobretodo para disfrutarlo, leyendo y catando, fuera de convencionalismos y puntuaciones. La agenda ilustrada “Un dia, un vi” es una pequeña guía enciclopédica de vinos, personas y momentos para cada día del año, para los curiosos del vino, para los que saben terminar bien el día con una copa entre manos. En Sentits Barcelona conversamos con Patricia sobre el proyecto que acaba de nacer y los que tiene en mente.

16.10.20AgendaVinsPalauRobert00

La agenda nace en las redes sociales, ¿pero cuándo te asalta la idea de hacerla realidad?

En abril de 2015 me preguntan donde llevará toda la actividad compartida de vinos y elaboradores en las redes sociales y, en verano, estando en una librería, pensaba que faltaba algo que democratizara el acceso al mundo del vino, que fuera fácil de regalar y masivo, y que estuviera indicado para los que no saben de vino, también. Y pensé que tenía que ser algo muy de diseño… Tenía la obsesión de que cuando a las cosas les das más de una utilidad, son más deseadas, como una botella de vino que no sólo la bebes, también la reciclas para decorar. Y la agenda “Un dia, un vi” tiene esta finalidad también. 

Hasta ahora sólo teníamos la referencia de la Moleskine del vino, pero sin vino. Sólo preparada para realizar anotaciones de cata.

Sí. No hay nada en el mercado en lo que me haya inspirado. Pensé desde el inicio que la agenda tenía que tener entidad. Y la mejor forma fue ilustrando botellas de vino en cada página para hacerlo más visual. La imagen importa, es moda, hay que atrapar a la gente joven…

Sugieres un vino para cada día del año…

Exacto. En total, 365 vinos. La selección es personal. Son bodegas amigas. Después de 6 años catando y conociendo el sector, he incluido los vinos que me gustaban, a las personas que tengo un especial cariño por como trabajan… Y un 99% son pequeñas y medianas empresas.

¿Quién decide y con qué criterio el vino recomendado para cada día?

Bueno, la mayoría son escogidas por los elaboradores y son fechas importantes para ellos. En el caso de Celler Carlania y Venus la Universal son las fechas de nacimiento de sus hijos; en el caso de Vall Llach Celler, el día que murió uno de los copropietarios, padre del actual enólogo Albert Llach; los enólogos de La Vinyeta el día que se casaron… Y lo más divertido es el día de los Santos Inocentes, nos hemos permitido una broma con “Don Meón: Vino de la tierra, con todas las variedades, que no tiene precio, que maridaríamos con caviar y que da efectos multiorgásmicos”. Al mundo del vino le faltan notas divertidas. 

¿Cuántos ejemplares y dónde encontrarlos?

Pues 4.000 en total. Y están disponibles en 200 librerías de Cataluña y también en Amazon, en Oniricat, una empresa de productos de diseño catalán, en 130 bodegas y 40 tiendas de vinos.

Agenda 5

¿Algo de lo que te sientas realmente orgullosa, tras ver nacer el proyecto?

De no haber tirado la toalla en el camino, porque han sido tres meses por las carreteras visitando bodegas, muchas dudas, la redacción, la edición,  la imprenta… Todo a mi cargo. Pero he tenido la suerte de estar acompañada por los diseñadores de Estudi 131, Esteve y Pau, del ilustrador Miguel Bustos y de Cristina Aparicio, editora de 5 tintas, en el contenido. También con Albert Virgili que me ha asesorado en temas de marketing.

Además de la agenda, de toda esta vorágine de vinos, personas e ilustraciones, ¿con qué te quedas más?

Con la respuesta del público, como ha gustado el producto. Recibo muchas felicitaciones. Me hace feliz que las bodegas se sientan suyo el proyecto. Me han abierto las puertas y me han dado apoyo en todo.

El mundo del vino tiene el reto de incorporar nuevos públicos. Tu lo tienes claro…

Creo que es muy importante contar con ellos. Y que éste sea un producto para todos los públicos. Es fácil de regalar y con una mirada amplia a las bodegas de aquí, esto también es una declaración de intenciones.

Con una agenda de los vinos de toda España o de otra región vitivinícola, ¿te atreverías tras esta experiencia?

Siempre te planteas ir más allá. Pero la forma con la que he desarrollado este proyecto, con visitas personales, con la misma metodología… No.

Has confesado en círculos íntimos que este trabajo es un homenaje a tu madre. ¿Me permites contarlo?

Murió cuando yo tenía 13 años y dedicó toda su vida al mundo editorial. Cuando empecé a idear  “Un dia, un vi”, la agenda, pensé que se sentiría muy orgullosa de mi, ella tanto tiempo vendiendo y yo publicando un libro. Me daba fuerzas pensar en ello para tirar adelante el proyecto. Muchas veces, subida en la moto me decía a mi misma en qué lio te has metido. Pero ella era el motor y la fuerza. 

¿Algún reto más?

Estaba acostumbrada a tratar con los elaboradores en las ferias de vino. Así empezábamos la relación. Pero cuando vas sola a una bodega y estás con ellos, el momento que se produce es muy vulnerable. Llegas con dudas, pero he terminado llevándome amigos. Muchos lo son, como Sonia y Jordi de Carlania, los abrazo cuando nos vemos. Y creo que a la inversa piensan lo mismo. Tengo una personalidad que me ayuda, la gente se abre conmigo, y yo con ellos. 

Habrás podido aprender mucho de enólogos, viticultores... Son pura energía y sabiduría.

La gente del vino se lo curra mucho. Es un mundo difícil. Debes tener mucha paciencia. Parece muy bonito el contacto con la naturaleza y la parte social, pero hay mucho trabajo detrás. En las pequeñas bodegas hay mucha empatía con el proyecto.

Agenda 3

En la agenda, el vino del día de tu cumpleaños es…

La Rumbera, de Oriol Artigas. Porqué soy muy rumbera…

¿Otra fecha señalada?

El 28 de mayo, el cumpleaños de mi mejor amiga. Con ella he compartido grandes noches durante estos años y por eso hemos escogido para ilustrar su día el vino 2borratxos de Sabaté i Mur. 

Hay un trabajo ingente en la definición de cada vino, por la creatividad con la que está hecho.

Sí, para definiciones y etiquetas me he inspirado en las bodegas, las visitas sirven para mucho.

Y no hay puntuaciones…

No he querido puntuar porque quién soy yo para poner barómetro, tenemos gustos muy distintos y lo compruebo a menudo cuando ceno con mis amigas. Llevo 6 años catando pero sigo viendo que la gente es fácil de manipular. He optado por el corazón, los latidos, las flechas y las estrellas como símbolos más comprensibles con los que identificarse en la cata.

La innovación también está en el momento para tomar el vino.

Así es. El momento vino y chimenea es distinto del vino y terraza, el vino para  los suegros nada tiene que ver con el de una primera cita, tampoco con el del día a día, para el que recomiendo el Organic&Orgasmic… Este tipo de comunicación la entendemos todos.

¿Habrá agenda del vino más allá de 2017?

La idea es continuar. Estudiaremos el tamaño y quizás presentaremos una aplicación para recomendar vinos online. Me gustaría además incluir el tema de la prescripción, que personas influyentes del sector recomendaran vinos. Se trataría de hacerlo más participativo. 

¿Con qué bodegas?

Los que ha participado en la primera edición serán los primeros, si lo desean, repetirán. Pero luego incluiremos también a otros más.

Un buen vino para celebrar el proyecto, sería…

El Plantarga de Carlania Celler, Vi de Vila de Porrera de Vall Llach, Mas Vida porque tiene mucha vida, y el Xitxarel·lo porque está ligado a todos los mensajes que reúne la agenda.

Las páginas iniciales son un invite a saber de vino…

Sí, cuando abren la agenda y ven que no sólo hay propuestas de cata de vino sino que pueden aprender de variedades, de denominaciones y de una manera simplificada… Les gusta. No es una agenda, es mucho más.

¿Has estrenado ya la tuya?

Aún no, pero cuando lo haga escribiré algo así como los nuevos retos de 2017.

PVP. 17,50 euros

www.facebook.com/undiaunvi