Orígenes

enero 11, 2017

VideB

Barcelona tiene un pasado vitivinícola y todavía quedan viñedos en la montaña de Collserola.

“Con la llegada de la filoxera, durante la segunda mitad del siglo XIX, el viñedo se fue abandonando. En 2001 el ayuntamiento de Barcelona lo recupera con la intención de elaborar vinos institucionales de identidad mediterránea para representar a la ciudad. Se plantan 5 variedades tradicionales representativas del arco mediterráneo de Oriente a Occidente: Syrah, Agiorgitiko, Aglianico, Sangiovese y Garnacha”

Recomiendo siempre que puedo la lectura del libro “Un cel de plom” de Neus Català, la única superviviente catalana de los campos de concentración nazi. En el libro narra con gran nitidez y coraje las miserias que vivió en su juventud, durante la guerra civil española y el exilio. Me conmovieron profundamente sus tortuosas vivencias. Hay en él poco espacio para la belleza; el tiempo cruel que le tocó vivir no le reservó demasiadas alegrías. Aunque las hay. Si lo leen, lo verán.

Me gustó especialmente descubrir un pasaje breve pero hermoso que puso luz a las páginas de crónica negra que le precedían y sucedían. Sucede cuando Neus Català llega en tren a Barcelona para visitar a familiares directos y describe un paisaje (ahora urbano, antes rural) teñido de verde, el de los viñedos que daban la bienvenida a los visitantes un poco más al norte del paseo de Gràcia de Barcelona, en Travessera de Gràcia.

Porque la capital catalana tiene un pasado vitivinícola aunque muchos hasta ahora lo ignoren. Y quedan aún, por suerte, viñedos en la parte de montaña de la ciudad, en el Parc de Collserola. 

“Aquest vi recupera la tradició vitivinícola de la ciutat de Barcelona, propia de tota la ribera del Mediterrani, afavorida per la qualitat del clima i el sòl. Està elaborat amb una exquisida simbiosi de vinyes mediterrànies, algunes retrobades, que li donen una expressió única, alhora ancestral i moderna”

L’Olivera Cooperativa es la entidad de cooperación social que gestiona hace casi siete años los viñedos de Barcelona propiedad del ayuntamiento que, a lo largo de su historia, han contado con el manejo de muchas manos sabias en el mundo del vino, como las del biólogo Josep Lluís Pérez que dejó para el recuerdo el emparrado en lira. “Desde el primero de abril de 2010, Olivera se encara de la gestión de la finca de Can Calopa de Dalt, así como el funcionamiento de sus dependencias y equipamientos”. Se elabora un vino tinto coupage de garnacha y syrah, de las mejores uvas de la finca. Ambas se vinifican por separado en depósitos de acero inoxidable y se realizan entre 2-3 pigeages diarios durante la fermentación. Luego, 12 meses de crianza en roble francés y finalmente se realiza el ensamblaje.

*Can Calopa. Cedida.

L’Olivera Cooperativa cuenta: “Trabajamos y gestionamos las 3 hectáreas de viñedos de la finca y en la masía de can Calopa elaboramos el vino que quiere ser representativo de la ciudad, un símbolo propio, que recoja el testimonio milenario de la tradición vinícola del Mediterráneo”.

El vino se puede encontrar en establecimientos especializados de Barcelona. Lo vi hace unas semanas en las estanterías de Jovani Vins, un despacho de vinos – con interesantes referencias y muy buena RCP- en el barrio de Sant Antoni de Barcelona. No sólo apetece tomarlo por su ejemplaridad mediterránea sino también porque esconde un proyecto social admirable. Idéntico al que L’Olivera Cooperativa desarrolla en DO Costers del Segre, en Vallbona de les Monges, dando la oportunidad de trabajar en el sector del vino a personas con otras capacidades. “El proyecto reproduce el de Vallbona con una casa-residencia y un Centro Especial de Trabajo que da ocupación a 12 personas con riesgo de exclusión social y/o discapacidad intelectual”. Pero a medida que el proyecto se consolida, crecen las oportunidades y los horizontes. Hoy ya se han ampliado las funciones del centro y se ha asumido también la gestión de los viñedos de Can Gambús en el Parc Agrari de Sabadell y la elaboración de su vino, como también otros trabajos agrarios para viticultores y agricultores que lo requieran, cáterings y lotes de Navidad. Por ejemplo, han trabajado en la formación del viñedo del enólogo y sumiller Enric Soler en Guardiola del Penedès. “Los  trabajos que realizan los empleados del CET son el cultivo y gestión del viñedo, la elaboración de los vinos de Barcelona, la gestión del espacio agrícola-vinícola de Can Calopa y la gestión de la vida en una masía rural”, cuentan en l’Olivera.

*Fuente: Clasebcn

Y ahora que llega la añada 2014 del VidB, el presidente de la entidad, Carles de Ahumada Batlle, avanza que “estamos renovando la Masía de Can Calopa de Dalt para poder adaptarla a las visitas enoturísticas y esperamos que la podáis disfrutar en poco tiempo”. Es una gran noticia saber que la capital de un país de vinos como es Barcelona dispone de un proyecto de elaboración de vinos con una mirada histórica y cultural, pero además solidaria que pronto abrirá las puertas para dar a conocer a más personas lo que el vino ha significado, significa y significará para la ciudad.

“Can Calopa está ubicada en la carretera de Molins de Rei a Vallvidrera a una altitud de 299 metros sobre el nivel del mar, en una zona de gran valor ecológico y naturalístico. La masía conserva elementos tardo-góticos del siglo XVI que ha sufrido modificaciones con el paso del tiempo. Existen también restos de antiguos márgenes de piedra seca, característicos del cultivo de secano”

Carles de Ahumada cuenta que “no tenemos más secretos que la mezcla de utopía, trabajo de equipo, una dosis de realidad, la faena bien hecho y la complicidad de los amigos”, pero está claro que el proyecto en Can Calopa se consolida, crece y puede ser la punta del iceberg del turismo enológico en el país. Habrá que esperar novedades pero sería magnífico que durante las próximas jornadas de la viña y el vino que celebra el Parque Natural de Collserola (un certamen divulgativo y formativo imprescindible para adentrarse en este espacio natural urbano) se pudiera ya abrir al público la masía de Can Calopa.

 

Etiquetas

Barcelona VidB